Ficha Resumen

Información general

Cerro Diablo (Paredones)

Acceso libre

Ubicación: Chile, Región del Libertador Bernardo O'Higgins

Sector: Río Paredones

Ciudad más cercana: Rancagua

Altitud:

4202 m. IGM F-008 (Hoja Cerro Catedral)

Primeros ascensionistas:

Sin ascenso

Coordenadas:

Lat: -34° 12' 44.6"
Lon: -70° 7' 16.6"

Libro de cumbre

Último Publicado

Rutas

Ruta

Dificultad

Montaña

Cerro Diablo (Paredones) (4202 m.)

Autor: Álvaro Vivanco

Rutas:

Publicado el 27/04/2022

Presentación

El cerro Diablo se encuentra ubicado en medio de una zona que contiene algunas de las montañas más emblemáticas de la Región de O'Higgins, está entre medio de la Torre de Pangal por el Oeste y el cerro El Serrucho por el Este, mientras que hacia el Norte de él se encuentra la Torre de Flores hacia el Sur se emplaza el Alto de la Mamá. A pesar de esta excelente ubicación en el cajón del río Paredones y a sus más de 4200m de altitud se ha mantenido ignorado por los montañistas. A la fecha el cerro sigue sin ser ascendido y, al parecer, ni siquiera han existido intentos por subirlo.

Uno de los posibles accesos a este cerro es por el cajón del río Paredones, desde el cual se puede acceder al cajón del Diablo, ubicado entre la Torre de Pangal y el cerro Diablo. Al parecer, este cajón, que posee grandes morrenas en su inicio para luego terminar en un glaciar a los pies de las Puntillas de Flores, no ha sido visitado aún por montañistas. Otra posibilidad de acceso es más al interior del cajón del río Paredones, accediendo a las morrenas ubicadas bajo el cerro El Serrucho. Un ascenso directo desde el cajón del río Paredones implicaría tener que escalar grandes paredes de roca. Otro posible acceso a este cerro sería desde el Norte, por el cajón del río Blanco, afluente del río Maipo, pero esto significaría tener que realizar una muy larga aproximación. A la fecha, tampoco se sabe de expediciones de montaña por esta vía.

No está claro el origen del nombre del cerro, pero seguramente lo tomó del cajón homónimo ubicado a sus pies y que, por alguna desconocida razón, los arrieros de la zona comenzaron a llamar así.