Cajón del Maipo libre y vivo

En Chile y el mundo, la conservación de las montañas y sus ecosistemas son amenazados en nombre del “progreso”. Trabajos mineros, forestales o energéticos bajo las garras de la avaricia y corrupción están destruyendo nuestro Andes y así a nosotros.

 

En la cordillera de Santiago, Región Metropolitana (RM) de Chile está el cajón del Maipo, un valle rico en biodiversidad andina con grandes montañas, bastos glaciares, lagunas prístinas, flora y fauna andina y ríos imponentes. Este majestuoso valle da vida a nuestra capital, funcionando como un pulmón verde, descontaminando el aire de la capital. La geografía, su vegetación y el caudal del río ayudan a regular el clima y temperatura de Santiago, convirtiendo a este valle y su río esenciales para el bienestar de todos.

 

Sin embargo, hoy en día el Proyecto Hidroeléctrico Alto Maipo (PHAM) de la empresa Aes Gener (EE.UU.) y de la chilena Antofagasta Minerals (AMSA) del Grupo Luksic, están dañando gravemente nuestro cajón del Maipo. El PHAM, fue aprobado de manera corrupta durante el primer mandato de Michel Bachelet.

 

El proyecto captará el 80% del agua del Maipo alterando los 3 afluentes principales que lo alimentan, para generar alrededor de 190 MW, según declaró el vicepresidente de Alto Maipo, Armando Lolas (2014), pensados para ser transmitidos al Sistema Interconectado Central (SIC), con el objetivo de ocuparla en la minera Los Pelambres del Grupo Luksic, ubicada en la IV Región, zona norte de Chile. 

 

El cajón del Maipo, con más de 17.000 habitantes, es un patrimonio recreacional y cultural para quien quiera disfrutarlo. Recibe alrededor de 2 millones de turistas al año, tanto extranjeros como chilenos, que vienen a disfrutar de su bellezas y grandeza. Sustentada por su magnífico río Maipo, que riega miles de hectáreas cultivables de alimentos y viñedos de toda la RM, permite la recreación de diversas actividades turísticas, entre ellas el rafting y kayak, siendo además donde entrena nuestro equipo nacional de rafting. Todo esto no sería posible con el caudal ecológico propuesto por Alto Maipo, el 20% del nivel actual del agua del río, que no suple las demandas ambientales, sociales ni económicas del valle, y genera un déficit hídrico en toda la cuenca, desertificando miles de hectáreas,  poniendo en riesgo toda la infraestructura situada en los lechos del rio y afectando la fuente laboral de miles de personas.

 

La destrucción provocada por este proyecto comienza en el valle del La Engorda a los pies del volcán San José, donde han interrumpido el sector de la vega para construir la captación de sus esteros, secando y contaminando este pastizal andino que es el alimento y sustento de ganados, animales y arrieros.

 

Luego, continúa hacia el valle del cerro Arenas, un santuario de alta montaña. Este valle que es utilizado por escaladores como zona de entrenamiento en boulder, además retrata en sus rocas el pasar del tiempo, guardando fósiles de otrora fondo marino, junto a huellas de dinosaurios y gotas de lluvia ácida petrificadas en la roca, ahora amenazados en este lugar, donde alto Maipo hoy está tronando y borrando la historia de la tierra y de los chilenos.

El túnel lleva las aguas debajo del valle glaciar de las Arenas, en dirección al cajón del Embalse del Yeso, donde toman las aguas del río Yeso y de la laguna Lo Encañado interconectadas a la laguna Negra (reserva y proveedora del agua potable de Santiago). La conexión sigue a través de los túneles hasta el cajón del río Colorado, a la altura del estero Aucayes que es el agua del pueblo de Maitenes, y que captará el 100% del agua del estero que no vaya al tranque del pueblo, osea secaran el estero desde los faldeos de la alta montaña, en la meseta del Aucayes que es un sitio arqueológico importantísimos para nuestra cultura.

 

A orillas del río Colorado, construirán la primera planta hidroeléctrica. 


Tomando todas las aguas, perforarán hasta el sector Las Lajas, llegando al Canelo, donde estará la segunda central de producción eléctrica. Es ahí, después de más del 70 km de desvío y captación de las aguas, donde las devuelven al río Maipo. Esto deja a tres de los cuatro valles del Cajón del Maipo secos e intervenidos. 


La construcción del túnel arriesga a su paso todos los nacimientos de los esteros y napas que nutren al cajón del Maipo, convirtiéndose en un tajo que interviene el flujo normal y rompiendo todo el tejido ancestral.
 
La construcción de Alto Maipo significa el control de la reserva de aguas más importante de la RM en alianza con el contrato de apoyo de Aguas Andinas para el uso de sus aguas (potable) en caso de deficiencia hídrica.

 

Somos testigos de la falta de respeto, violencia contra la vida, empobrecimiento de los recursos del cajón y la contaminación inminente del agua con elementos tóxicos.


El agua es un elemento vital que no puede sustituirse, es un derecho humano y fundamental que no puede ser mercantilizada, arriesgando el futuro de millones de chilenos.

 

El río y valle que dan vida a Santiago están en grave peligro, este proyecto traerá consecuencias fatales e irreversibles, pero todos juntos podemos detener esta destrucción, el Maipo nos necesita a tod@s.

 

Chile viene de la palabra en mapudungun Chileufu, pronunciada chilef donde Chi es lo eterno y Leufu son los Ríos, somos el “País de los ríos eternos”.

 

Mas información
www.facebook.com/NoAlProyectoAltoMaipo/
www.facebook.com/andeslibreong/
andeslibreong@gmail.com (instructivo fácil para la fiscalización ciudadana).
www.radiovillafrancia.cl/alto-maipo-el-pecado-por-el-que-luksic-debe-responder

 

 

Canela Astorga Guzmán.
Montañista, Escaladora y Deportista de rio.
Fundadora ONG Andes Libre.