Colabora

Bienvenido a Andeshandbook

¿Todavía no eres parte de la comunidad AHB ? Registrarse

Volver

EL PROBLEMA DEL LIBRE ACCESO A LAS MONTAÑAS


Restricciones al libre acceso a las montañas.

En la actualidad y cada vez con mayor frecuencia, han ido apareciendo restricciones a zonas de montaña y escalada que tradicionalmente eran de libre acceso. Estas van desde el cobro (de sumas de dinero) para el ingreso hasta la veda completa . A través de vías de hecho (malos tratos, golpes, daños, guardias precarias, parapoliciales, uso de armas de fuego) se han ocasionado molestas situaciones que antes excepcionales, hoy terminan en algunos casos en sede policial o judicial.

El conflicto es evidente: por un lado al montañista y escalador les resulta incomprensible la veda repentina de una actividad que hace unos años desarrollaba libremente, y por otro, el propietario ha decidido ejercer el dominio con mayor firmeza y no concibe que un extraño pretenda ingresar o traspasar sus terrenos sin su autorización, por más montañosa que sea la zona.

Existe un aspecto del problema que no puede soslayarse (tampoco desde lo jurídico): el nuevo elemento que desata el conflicto es la aparición de una restricción sobre un sitio que históricamente era de libre visita. En una zona que desde los primeros ascensos y excursiones o desde tiempo inmemorial (porque era utilizado por pobladores) era libremente recorrida, ahora aparece un nuevo elemento de restricción.

¿A qué se atribuye la fractura del estado anterior de cosas?

A veces se trata de recientes cambios en la titularidad de la tierra, un problema que en la República Argentina ha motivado limitar a extranjeros la posibilidad de adquisición de inmuebles rurales. En otras ocasiones hay un lógico interés en “hacer rendir” zonas generalmente marginales y también se alegan daños sufridos en la propiedad y las explotaciones que allí se llevan a cabo. Incluso, en el 1° Encuentro por el Libre Acceso Libre a Montañas, Ríos y Lagos”, organizado por el Club Andino Bariloche se han mencionado impedimentos derivados de restricciones que aparecen luego de restitución de tierras a comunidades indígenas (generados por la adhesión del país al pacto de San José de Costa Rica, Reforma Constitucional 1994, Art. 94, ley 26.160).

Sin embargo, estas situaciones pueden ser solo aparentes: un profundo cambio en nuestra cultura ha volcado masivamente a los humanos al ambiente natural (del cual antes huía); la expansión de las fronteras de la civilización ha integrado zonas que por su marginalidad geográfica estaban antes fuera del ámbito socio/jurídico; el valor paisajístico se ha posicionado al lado de los que tradicionalmente se consideraban como “valores de la tierra”, productividad agrícola, pecuaria, mineral, etc.


¿Está el tema previsto en la legislación?

A esta altura, pese la natural resistencia y repugnancia de los montañistas, casi todos se han percatado de que el problema debe tener una solución legal.

¿Quién tiene razón, el propietario o el andinista?¿A quién amparan las actuales reglas legales? ¿Las leyes son suficientes para resolver el problema o por el contrario existe una laguna legal? ¿Es necesario dictar nuevas normas que diluciden este tema?

Lo primero que debe aclararse es que las montañas no son bienes de los cuales la generalidad de los habitantes tengan el uso y goce. No son bienes públicos, ni tienen un régimen especial de propiedad como el mar y sus playas, los ríos y lagos navegables, las calles, plazas, caminos, canales, las ruinas y yacimientos arqueológicos (Art. 2340 del Código Civil).

Ahora bien, dado que las montañas pueden pertenecer a una persona en particular, ¿qué dice la ley respecto de ese derecho? En Argentina el artículo 14 de la Constitución Nacional declara que la propiedad es inviolable y ningún habitante de puede ser privado de ella, sino en virtud de sentencia fundada en ley.

Como explica el letrado cuyano y especialista en el tema Dr. Juan Manuel Alvarado Palladino, aunque el liberalismo constitucional clásico tenía como derecho superior la propiedad privada, se ha ido evolucionando hacia un constitucionalismo social que entiende al derecho de propiedad con un fin social. Así ha ocurrido al incorporarse al cuerpo legal argentino el Pacto de San José de Costa Rica ( vía Art. 75 inc. 22 de la CN ) donde la ley puede subordinar el uso y goce de la propiedad al interés social. En igual sentido se manifiesta la Declaración Universal de los Derechos del Hombre, artículos 21, 24, 27.

La misma constitución y las normas que la siguen en jerarquía prevén “la expropiación por causa de utilidad pública” como un remedio para la contraposición entre intereses colectivos y particulares, con indemnización a estos últimos.

No está claro en la legislación vigente (Código Civil, normas administrativas, etc.) que sin recurrir a la expropiación, se limiten derechos del propietario (servidumbres), obligándolo, a tolerar el paso y estadía de los deportistas cuando el acercamiento o la montaña está en terrenos particulares.

Hay que recordar que el artículo 2340 del Código Civil considera bienes de dominio público (todos los habitantes puede usar y gozar de ellos) a los ríos, sus cauces, las demás aguas que corren por cauces naturales y toda otra agua que tenga o adquiera la aptitud de satisfacer usos de interés general, comprendiéndose las aguas subterráneas, así como yacimientos arqueológicos y paleontológicos. El último párrafo del artículo 1 de la ley 26639 (Régimen de Presupuestos Mínimos para la Preservación de los Glaciares y del Ambiente Periglacial) ha agregado a esa lista a los glaciares. Situados algunos de esos bienes en las montañas, los fundos linderos serían “sirvientes” de una servidumbre para permitir el paso (“de tránsito”). Sin embargo, tal herramienta presenta enormes dificultades en ser llevada a la práctica (hay casos emblemáticos como el del lago Escondido en la Provincia de Río Negro).

Cuando hace un siglo y medio la República Argentina dictó su Código Civil, el montañismo era una actividad que confundida con lo científico, se practicaba en un espacio salvaje y aislado, en sentido ancestral. La variación radical de la situación es lo que a nuestro juicio crea una “laguna legal” que debe subsanarse con normas (leyes, reglamentos, etc.) que contemplen la nueva situación.

No debe considerarse un asunto de andinistas aislados que pretenden subir picos desconocidos. El problema tiene una importante arista económica porque las actividades de turismo no convencional asumen paulatinamente mayor magnitud ( no nos referimos a actividades con fines de lucro en terrenos privados que habrán de ser pactadas entre privados). Hay zonas que han surgido caracterizadas por las actividades en la naturaleza, trekking, escalada, montañismo, etc. ¿Qué pasaría si de un momento a otro, el sitio donde se practican estas actividades fuese completamente rodeado por fundos privados que limiten el acceso?


Intereses en juego. Interrogantes

El artículo 29 inc. 1 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, dicta que las personas necesitan vivir en sociedad (porque son de naturaleza gregaria y porque además la agrupación le facilita la tarea de satisfacer sus necesidades).

Pero como en las sociedades siempre hay intereses contrapuestos, algunos prevalecen sobre otros. Eso lleva a que la libertad absoluta del hombre aislado, sea restringida en sociedad por una serie de reglas: pactos, sentencias, resoluciones, reglamentaciones, leyes, etc. Estas han estado subordinadas (a) lo que en cierto momento se considera(ba) bueno, malo, útil o inútil para la sociedad, el “bien común”, “la nación”, “el estado”, “el pueblo”, “la patria”, etc. Bajo este punto de vista el ordenamiento jurídico es solo un instrumento de lo que una cierta sociedad considera prioritario.

Es un hecho histórico que en ciertas circunstancias las sociedades relegaron a un lugar menor derechos que hoy consideramos inconmovibles. Durante el siglo XX, a veces el “bien común” fue interpretado de tal modo que terminó cancelando no solo el derecho de propiedad sino los derechos civiles más elementales, como el derecho a la vida.

Para el conjunto de la sociedad, ¿es mejor que estas zonas montañosas estén reservadas al ámbito privado o esos intereses deben ceder ante lo que llamaríamos el esparcimiento de la población? ¿cuál es la magnitud económica de las actividades desarrolladas sobre las montaña? ¿qué aportan económicamente al conjunto social?

Desde lo agrícola – ganadero son siempre zonas marginales. Se descartan siembras para cosecha permitiendo solo implantación de pasturas en pobres condiciones. La ganadería normalmente esta reservada a ciertos períodos (veraneadas),con animales rústicos, descendiendo desde los vacunos hasta los caprinos. Es seguramente mucho más importante el reciente potencial “turístico” que aportan.

Pero, estos territorios ¿deben decidirse tomando en cuenta solo su componente económico o existen otros valores a tener en cuenta?¿En qué lugar de la jerarquía se encuentran actividades recreativas que no otorgan ningún beneficio económico sino un gozo abstracto? ¿Con cuánto ahínco una sociedad defiende el deporte, el arte, el esparcimiento, el desarrollo espiritual?¿Cuánto estiman los modernos cuerpos sociales las actividades al aire libre, el goce de la belleza natural?

Ahora, bien, de ponerse en vigencia normas que de una u otra manera aseguren el paso y estadía de andinistas y escaladores; ¿quién se hará cargo del problema de la basura? ¿qué pasará con los reclamos por daños que los deportistas generen dentro de los predios afectados? Y los rescates, ¿a cargo de quién estarán? ¿cómo se asegurará a los propietarios que quedarán indemnes ante habituales y maliciosos reclamos de quienes habiendo sufrido daños en su persona en la práctica del deporte que han elegido pretendan un resarcimiento?

Todos los países aseguran que las personas que se sienten afectadas puedan peticionar ante jueces y tribunales que sus derechos sean respetados. En cualquier caso, no se puede legislar liviana y apresuradamente porque solo se estaría fabricando un sinfín de reclamos.

Indudablemente el libre acceso a las montañas es una cuestión por resolver que merece una solución legal justa y meditada.


Declaración de San Carlos de Bariloche sobre libre acceso

En la Argentina se han promovido algunas iniciativas para enfrentar esta situación:

Durante el año 2010, en Bariloche se celebraron reuniones convocadas por el Club Andino Bariloche, en las cuales participaron diferentes agentes involucrados: Intendente del Parque Nacional Ángel Guapa, representantes del Gobierno Municipal, del Ejército Nacional y demás fuerzas vivas nacionales y provinciales, así como legisladores del ámbito local y provincial.

Los debates fueron intensos pero con la conclusión unánime de la necesidad de abordar el tema, tanto en el análisis de la legislación vigente, como de su reforma y políticas de estado que tiendan a la necesaria intervención administrativa que garantice el use y goce de los recursos naturales para las generaciones actual y futura.

El día 18 de octubre de 2010 se firmó la Declaración de San Carlos de Bariloche de Libre Acceso a Montañas, Ríos y Lagos, cuyo texto en lo sustancial se transcribe: “ ……… en cumplimiento de la garantía constitucional del libre tránsito prevista en los Art. 14 y 41 de la Constitución Nacional, arts. 70 y 73 de la Constitución de la Provincia de Río Negro, arts. 19, 21 y 32 de la Constitución de la Provincia de Neuquén y Art. 14 incisos 3 y 4, arts. 176 y 180 incisos 8, 9 y 10 de la Carta Orgánica Municipal de S.C. de Bariloche, invocando el Derecho Humano de gozar, disfrutar, preservar y custodiar los bienes naturales y el medio ambiente, DECLARAMOS nuestra decisión y voluntad de trabajar conjuntamente para garantizar el libre acceso y la preservación de las montañas, bosques, ríos y lagos del Parque Nacional Nahuel Huapi y regiones adyacentes de la ciudad de San Carlos de Bariloche, para todos los vecinos, turistas, visitantes, generaciones futuras y para todo aquel que quiera transitar libremente por dichos lugares, y de extender nuestra propuesta a toda otra región de la República Argentina donde pueda estar restringido el acceso a los bienes naturales y lugares públicos”.


Las sierras de Córdoba.

La Provincia de Córdoba tiene dos cordones montañosos de importancia turística, respectivamente las sierras Chica y Grande y desde hace algo más de una década se vienen planteando continuos problemas con el acceso. Son montañas linderas a la pampa húmeda que se han volcado reciente pero masivamente al turismo no convencional.

Así se está llevando adelante la iniciativa denominada “ EXPROPIACIÓN DE CUMBRES Y SENDEROS LIBRES DE MONTAÑA EN CORDOBA” que promoviendo a la provincia como “Capital Turística del Trekking de Montaña” propone una serie de medidas para una regulación general de la actividad del trekking en las montañas. Esta iniciativa propone expropiar los senderos históricos (2m de ancho) hasta la cumbre y la cumbre misma de la montaña (se habla como ejemplo de 1 hectárea). Los clubes andinos provinciales participarían en el demarcado y asistencia en los senderos y reconocimiento de los refugios. Los senderos se clasificarían con estos criterios de riesgo: a) de libre tránsito; b) de tránsito bajo habilitación según condiciones meteorológicas y horarios -diurnos y nocturnos-; c) senderos que requieren guía de montaña.

Asimismo se crearía una patrulla de montaña, con control estatal en las bases bajo Concesión Estatal, contemplando que podrían ser aptos para la misma los actuales dueños o explotadores de la zona.

Se promueve además que el macizo de los Gigantes sea declarado parque provincial con destino a la escalada en roca, generando de este modo un límite a los graves abusos que desde hace algunos años se vienen provocando, especialmente con las personas que se han establecido (aparentemente siquiera sin título) en la zona de la Rotonda donde han sido continuos los hechos violentos.


Provincia de Buenos Aires: El Tres Picos

En Buenos Aires, en medio de tradicionales explotaciones agrícolas y ganaderas, se eleva una serie de cordones montañosos donde afloran las rocas más antiguas de la Argentina.

El proyecto “El 3 Picos es de Todos” propone:

1) Declarar Monumento Natural al Cerro Tres Picos;

2) Expropiar el cerro Tres Picos y su articulación con el parque provincial Ernesto Tornquist delimitando una superficie que se integre al ecosistema de este parque y considere el uso recreativo, turístico, deportivo y formativo favoreciendo el desarrollo de emprendimientos ambientales sustentables.


Propuestas

Un punto de vista considera que, como los ríos y lagos navegables y glaciares (Art. 1 ley 26639), las montañas también deben declararse como bienes de dominio público. En el caso del Tres Picos en la Provincia de Buenos Aires como en el de las sierras de Córdoba se ha propuesto la expropiación: es decir el cambio de propietario que deja de ser el particular y pasa a ser el Estado.

La expropiación, como modo de armonizar el conflicto entre intereses generales y particulares, debe basarse en causas de utilidad pública (la satisfacción del bien común, material o espiritual, ley 21499 Art. 1), es coactiva y requiere indemnización. No solo se ha objetado el costo que tiene para el estado esa expropiación, sino también el nuevo universo de problemas que para el Estado significará el “libre acceso” (control de la región, daños personales y patrimoniales, etc.).

Otra propuesta es la creación de una “servidumbre”, una carga que afectaría a las propiedades donde está emplazada o que rodean una montaña, para que se permitan ciertas actividades (paso, acampe, escalada, etc.). Dos proyectos legislativos apuntan a integrar al articulado del Código Civil las normas que corregirían el problema. El presentado por la diputada nacional Silvina GARCÍA LARRABURU, con elaboración del Dr. Andrés Martínez Infante de Bariloche propone incluir el artículo 2639 bis: Los inmuebles que contengan o sean colindantes con montañas, ríos, lagos u otros lugares declarados de interés turístico o deportivo por la autoridad competente en el lugar, están afectados por una servidumbre de tránsito público, en la ubicación y con las características y condiciones de uso que determine la autoridad.

La propuesta “Cerros para Todos”, liderada por el Dr. Mauricio Eduardo Bianchi de Buenos Aires propone integrar en esta forma el nuevo artículo 2166 del nuevo Código Civil (se ha subrayado el texto en cuestión):

“ Servidumbre forzosa. Nadie puede imponer la constitución de una servidumbre, excepto que la ley prevea expresamente la necesidad jurídica de hacerlo, caso en el cual se denomina forzosa.

Son servidumbres forzosas y reales la servidumbre de tránsito a favor de un inmueble sin comunicación suficiente con la vía pública, la de acueducto cuando resulta necesaria para la explotación económica establecida en el inmueble dominante, o para la población, y la de recibir agua extraída o degradada artificialmente de la que no resulta perjuicio grave para el fundo sirviente o, de existir, es canalizada subterráneamente o en cañerías y las servidumbres personales que tengan por objeto el mero recreo para realizar actividades deportivas o socio recreativas sin fines de lucro.

Si el titular del fundo sirviente no conviene la indemnización con el del fundo dominante, o con la autoridad local si está involucrada la población, se la debe fijar judicialmente.

La acción para fijar una servidumbre forzosa es imprescriptible.



Glauco Muratti, Rosario.
16.5.13

Fuentes:

  • Aspectos legales relacionados a los Guías de Montaña”, Glauco Muratti, Rosario.
  • Comunicaciones y consultas personales con los Dres. Andrés Martinez Infante, Juan Manuel Alvarado Palladino, Mauricio Eduardo Bianchi.
  • Constitución Nacional, Código Civil, ley 21.499, ley 26.639.
  • “Derecho de Acceso a las Montañas”, Dr. Juan Manuel Alvarado Palladino, Mendoza.
  • “Derecho de la montaña”, Cesar Pérez de Tudela.
  • Declaración Universal de Derechos Humanos
  • Iniciativa “ EXPROPIACION DE CUMBRES Y SENDEROS LIBRES DE MONTAÑA EN CORDOBA”, Francisco Reyna, Córdoba.
  • Pacto de San José de Costa Rica
  • Propuesta de modificación de la incorporación de modificaciones al artículo 2166 del Código Civil del Dr. Mauricio Eduardo Bianchi, Buenos Aires
  • Proyecto de ley de INCLUSIÓN DEL ART. 2639 BIS AL CODIGO CIVIL SOBRE LIBRE ACCESO A MONTAÑAS, RIOS Y LAGOS de la Diputada Nacional Silvina García Larraburu, basado en propuesta del Dr. Andrés Martinez Infante, Bariloche.




me parecio muy buena la experien , bueno pue yua que la montaña tiene muchos rioesgos pero ami si me gustaria subir un a montaña


5.- alejandra solis
06-11-2013 - santiago, Chile


Muy buen y completo artículo, quería hacer una consulta a los demás lectores, a saber, no lo he podido comprobar personalmente, pero en ocaciones he escuchado comentarios que afirman que por ejemplo no se puede llegar al Tupungato (desde el lado mendocino) porque los propietarios de las estancias circundantes no lo permiten, incluso están alambrados hasta los pasos por los arrollos ¿será esto cierto? otro ejemplo, la última vez que ingresé a la quebrada Angostura en Vallecitos me encontré con un alambrado muy bien construido impidiendo el paso hacia el interior de la quebrada, desconozco quién es el propietario de esas tierras, en fin... éste tema se va haciendo cada vez más presente en las charlas entre montañistas, esperemos encontrar pronto una solución que favorezca el libre acceso a las montañas, las cuales son tan nuestras como de sus pseudos propietarios, cordiales saludos.


4.- Horacio Fontana
09-07-2013 - Mendoza, Argentina


Muy bueno el informe de Glauco Muratti. Adhiero a todas las gestiones que se puedan hacer para permitir el libre acceso a las montañas, sin perjudicar y reconociendo el dominio los propietarios privados. Es cuestión de convivencia.


3.- Conrado Verberck
30-05-2013 - Córdoba, Argentina


Excelente informe, me gustaría aclarar que en el caso del Cerro Tres Picos, el Parque Provincial Ernesto Tornquist al cual se pretende anexar, no están aceptadas las actividades deportivas. Se han presentado proyectos serios desde instituciones deportivas, apoyados por los guardaparques del lugar, y han sido infructuosos. Este proyecto de ley no determina el "cómo" sino que lo deja a criterio de Parques, lo cuál pone en serio riesgo la práctica de las actividades de montañismo que actualmente SI se permite practicar en la fundación que es propietaria de las tierras en dónde se encuentra el cordón del Tres Picos.


2.- Ariel Ruiz
29-05-2013 - Bahia Blanca, Argentina


Se agradecerá se corrija el nombre correcto que es Mauricio "Bernardo" Bianchi (no Eduardo) y que el proyecto ha sido presentado con el apoyo de Andinautas y muchos grupos de montañismo y se puede leer con sus fundamentos, elaboración y apoyos en www.cerrosparatodos.blogspot.com


1.- Andinautas
29-05-2013 - Buenos Aires, Argentina