Caquicito, Grat y Caqui; cerros emblemáticos de la Cordillera de la Costa

Ad portas de la primavera, hemos seleccionado los mejores cerros para hacer en esta fecha, ya sea por sus vistas, su dificultad o porque simplemente muestran su mejor cara en esta época. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1. Caquicito

 

En la región de Valparaíso nos encontramos con un cerro de baja dificultad técnica, ya que sólo implica caminar. Ubicado en la cordillera de El Melón, parte de la cordillera de la Costa, las vistas que se tienen desde su cumbre nos muestra el enorme monte Aconcagua y en un buen día de sol, también vemos el mar y las ciudades y pueblos aledaños. Si se quiere continuar, se tiene más experiencia montañera y más días disponibles para pasear, se recomienda hacer la ruta El Grat, la cual estará próximamente en nuestros registros, y que se compone de un filo rocoso de gran altura que implica el uso de equipo como cuerdas, cintas express, arnés y sistema de seguridad (ATC) para los rápeles y para montar pasamanos.

 

El Caquicito es un cerro que por estar ubicado en esta zona no presenta mayor inestabilidad climática. Recomendamos hacerlo después de un día de lluvia para encontrarnos con agua en los lugares que corre libre y naturalmente.

 

Para hacer este cerro se debe llegar a la comuna de Nogales y ahí avanzar unos cuantos kilómetros hacia el norte por la carretera 5, hasta llegar al Garretón, sector rural al cual hay que pedir permiso para entrar.

 

Con sus atractivos 2.030 m. es una llamativa cumbre para hacer en una jornada saliendo temprano, en familia y luego celebrar en las fondas que se realizan en la misma zona, bastante campesina y tradicionalista.

 

2. Morado

 

El Morado es una de las montañas más emblemáticas y bellas de los Andes centrales de Chile y debe su nombre a los lugareños y arrieros del sector que, haciendo referencia al color que proyecta la roca de la impresionante y temida pared sur, la bautizaron así. Su imagen es sorprendente cuando se le observa desde el sur, especialmente desde la laguna de Morales del Monumento Natural El Morado.

 

Con 4.647m. atrae a cualquier montañista que deposite su mirada en aquella puntiaguda cumbre, quien debe tener en cuenta que la ruta de menor dificultad (que sigue siendo bastante técnica) implica una travesía por glaciar, 1.365 m. de desnivel y al menos dos días para hacerle cumbre, implicando una noche de acampar en el campamento base y tres en el campamento alto.

 

El equipamiento debe incluir abrigo para alta montaña, crampones, piolet, cuerda para la travesía en glaciar, un par de estacas para nieve, tornillos de hielo en caso de efectuar un rescate en grieta, arnés, cordines, mosquetones y casco.

Además, es importante dar aviso de salida al Cuerpo de Socorro Andino.

 

 

3. Volcán Antuco

 

Este famoso cono volcánico ubicado justo al lado poniente del lago Laja se formó desde dentro del antiguo volcán Laja, siendo aún visible parte de este antiguo cráter en la zona noreste del volcán. Además, ha tenido una notable influencia geológica en la conformación del valle central de la región del Biobío, influyendo en forma considerable en las cuencas de los ríos Itata y Laja-Biobío. En la actualidad presenta actividad fumarólica en su cima.

 

Ubicado en el Parque Nacional Laguna del Laja, se puede hacer en una jornada por el trekking de Sierra. Considerar de 7 a 8 horas para el ascenso. Este macizo es ideal para hacerse en invierno ya que también se puede randonear si se toma la ruta Normal por la Cara Noroeste y posteriormente bajar en ski. Para saber las condiciones de la nieve se puede llamar al centro de ski (teléfono: (43)322651).

 

Recomendamos llevar protección solar, gafas de sol y mucha agua, además de avisar a Socorro Andino cuando se quiera realizar la excursión hasta la cumbre.

 

Si te gusta de la escalada, es posible visitar el sector Villa Peluca, donde hay vías de escalada deportiva, equipadas con chapas.

 

Te pedimos que éste, como cualquier otro cerro lo hagas con total seguridad para evitar accidentes y/o desenlaces no deseados de la aventura. Te invitamos a leer las recomendaciones Andeshandbook para realizar excursiones de forma segura. Aunque sea la ruta más simple no debemos relajarnos en este punto y avisar a Conaf.

 

4. Volcán Lonquimay

 

Emplazado en la zona con mayor cantidades de volcanes de Chile, el volcán Lonquimay atrae al andinista con sus vistas invernales y primaverales, desde donde se pueden ver las cumbres de los volcanes Villarrica, Quetrupillán, Sierra Nevada, Llaima y el cráter Navidad, hermoso mirador un poco más bajo que el Lonquimay, que posee 2.865 m. de altura. Emplazado dentro de la Reserva Nacional Malalcahuello - Las Nalcas, su nombre significa "gran quebrada" bautizado de esta forma por los antiguos habitantes mapuches de la zona en referencia a un amplio barranco de unos 120m de altura que presenta esta montaña en su cara este.

 

En esta fecha, con el cono totalmente albo y los bosques de araucarias cubiertos de nieve, se puede disfrutar del centro de ski Corralco ubicado en las faldas del volcán y con gran atractivo para los deportistas amantes de la nieve, la adrenalina, la velocidad y el deslice por la nieve. Este volcán tiene diferentes rutas con distintos niveles dificultad, como la ruta Directa por la Ladera Sur, que es la más difíil, seguida por las rutas por el Filo Sureste y Ladera Norte desde la Laguna Blanca, ambas de baja dificultad.

 

Recordamos que se puede randonear gran parte de la ruta, pero para hacerle cumbre es necesario llevar crampones y piolet, ya que se forma hielo en la zona superior. La bajada es puro disfrute en skis, ya que el centro tiene zonas de fuera de pista de nivel mundial, asi como pistas de excelente calidad.

 

5. Volcán Casablanca

 

También llamado Antillanca (Joyas del Sol, del mapudungun antu: sol y llanca: piedrecillas cobrizas), se encuentra ubicado en el Parque Nacional Puyehue, a 77kms de la ciudad de Osorno por la ruta internacional, este hermoso volcán, de típica forma cónica, se levanta entre los lagos Puyehue y Rupanco.

 

Geológicamente es parte de complejo volcánico Antillanca, integrado por una serie de centros de emisión independientes, algunos de los cuales han sido contemporáneamente activos, donde destaca además un volcán de tamaño mediano, y el Haique, un cono piroclástico anidado inusualmente voluminoso. 

 

Por su baja altura y escasa glaciación, el ascenso a este volcán no presenta dificultades técnicas. Es posible acceder fácilmente a una de las cumbres dominantes de un maravilloso sector de los Andes australes. Existen variadas alternativas para alcanzar la cima, desde excursiones por el día desde el centro de esquí Antillanca, hasta rutas de varias jornadas, al unir el ascenso con alguno de los numerosos senderos de trekking que existen en la zona y que llevan a los lagos y valles circundantes, algunos de ellos, muy poco visitados.

 

En invierno sus faldas se cubren de nieve ofreciendo la posibilidad de descensos en esquí, que pueden culminar en el centro de esquí Antillanca, ubicado en su ladera occidental.

 

Te recomendamos hacer la ruta normal por Antillanca y Cráter Rayhuén, ya que se puede randonear por completo hasta la cumbre y luego bajar esquiando hasta el campamento del cráter Rayhuén o hasta el estacionamiento ubicado debajo del centro de esquí.

 

Finalmente te recomendamos hacer tus trekking y salidas a la montaña con seguridad, conociéndose a si mismo, tus aptitudes y tus límtes. Si puedes, anda con alguien que tenga más experiencia y recuerda llevarte tu basura y toda la que encuentres en el camino. Las generaciones futuras te lo agradecerán.

 

Te invitamos a leer las recomendaciones Andeshandbook para realizar excursiones de forma segura. Aunque sea la ruta más simple no debemos relajarnos en este punto y avisar a Conaf si la excursión contempla la entrada a algú Parque, Reserva o Monumento Nacional.